Autor: aansag@knights.ucf.edu

Ni un día sin ofrecer un sacrificio en espíritu de reparación por México y por el mundo entero; procura no faltar en esta doble ofrenda de amor mexicano a nuestra Reino y Madre de Guadalupe, así salvarás tu alma, tus amigos, tu Patria, tu familia… ¡urge colaboración espiritual!

Ni un día sin ofrecer un sacrificio en espíritu de reparación por México y por el mundo entero; procura no faltar en esta doble ofrenda de amor mexicano a nuestra Reino y Madre de Guadalupe, así salvarás tu alma, tus amigos, tu Patria, tu familia… ¡urge colaboración espiritual!

Mis pecados pusieron a Jesús en la Cruz y renuevan en cierto modo esa Pasión.

Mis pecados pusieron a Jesús en la Cruz y renuevan en cierto modo esa Pasión.

No sé qué me pasa, Señor, experimento en mí una grandísima urgencia de caminar más y más aprisa; urgentemente más aprisa en el camino de tu santo amor.

No sé qué me pasa, Señor, experimento en mí una grandísima urgencia de caminar más y más aprisa; urgentemente más aprisa en el camino de tu santo amor.

El día de Su Resurrección, hermosísimo, me alegra para gozar intensamente por el triunfo de Cristo.

El día de Su Resurrección, hermosísimo, me alegra para gozar intensamente por el triunfo de Cristo.

Que los frutos por amor al Corazón de Jesús, marquen en nuestra vida espiritual una verdadera resurrección.

Que los frutos por amor al Corazón de Jesús, marquen en nuestra vida espiritual una verdadera resurrección.

Jesús me tomó cuando a bien tuvo, abismando mi alma en el Sacramento de su puro amor, la Divina Eucaristía.

Jesús me tomó cuando a bien tuvo, abismando mi alma en el Sacramento de su puro amor, la Divina Eucaristía.

En mi vida de colegio, por una parte, el juego era mi delirio.

En mi vida de colegio, por una parte, el juego era mi delirio.

Mi Madre y Reina pequeñita; ayúdame a ser pequeña como tú.

Mi Madre y Reina pequeñita; ayúdame a ser pequeña como tú.

Mi Jesús no permitas aparte alguna vez de mi cuerpo el dolor y el padecer. Sí, quiero pasar por el mundo, sola, incomprendida, sin triunfos; juzgado y condenado. Mi Jesús, no merezco este favor. Sólo tu bondad y misericordia me lo regala.

Mi Jesús no permitas aparte alguna vez de mi cuerpo el dolor y el padecer. Sí, quiero pasar por el mundo, sola, incomprendida, sin triunfos; juzgado y condenado. Mi Jesús, no merezco este favor. Sólo tu bondad y misericordia me lo regala.

Llegó por fin, para mí, un mes de Mayo. Mi buena madre me llevó a ofrecer flores a la Santísima Virgen, aquella fue para mí todo un acontecimiento: el Padre, el altar, los adornos, las luces, toda una hermosura. Hubiera querido no terminara aquello nunca.

Llegó por fin, para mí, un mes de Mayo. Mi buena madre me llevó a ofrecer flores a la Santísima Virgen, aquella fue para mí todo un acontecimiento: el Padre, el altar, los adornos, las luces, toda una hermosura. Hubiera querido no terminara aquello nunca.