Autor: aansag@knights.ucf.edu

¡Reina Corazón Divino, por piedad, por tu Espíritu de amor, en las almas todas!

¡Reina Corazón Divino, por piedad, por tu Espíritu de amor, en las almas todas!

¡Qué feliz sería si pudiera remediar las necesidades de mis hermanos pobres del mundo entero!

¡Qué feliz sería si pudiera remediar las necesidades de mis hermanos pobres del mundo entero!

¡Corazón Divino de mi Jesús, que suena ya la hora en que aparezcan sobre la tierra una multitud de santos sacerdotes!

¡Corazón Divino de mi Jesús, que suena ya la hora en que aparezcan sobre la tierra una multitud de santos sacerdotes!

Ayúdame, Señor, a vivir en continua negación y renuncia propia; sólo para ti, mis hermanos y tu Obra.

Ayúdame, Señor, a vivir en continua negación y renuncia propia; sólo para ti, mis hermanos y tu Obra.

Hoy más que nunca espero y esperaré contra toda esperanza.

Hoy más que nunca espero y esperaré contra toda esperanza.

Todos los que de Cristo se alimentan tienen la fortaleza de Cristo, cuando comulgan con las debidas disposiciones, entonces confortados con ese Pan Sagrado, que estén dispuestos a nunca avergonzarse de ser cristianos.

Todos los que de Cristo se alimentan tienen la fortaleza de Cristo, cuando comulgan con las debidas disposiciones, entonces confortados con ese Pan Sagrado, que estén dispuestos a nunca avergonzarse de ser cristianos.

Divina Eucaristía. En ella encontré mi cielo en la tierra, el paraíso en el destierro.

Divina Eucaristía. En ella encontré mi cielo en la tierra, el paraíso en el destierro.

El Corazón de Jesús quiere que seamos misioneras, que conquistemos el mundo entero para su gloria.

El Corazón de Jesús quiere que seamos misioneras, que conquistemos el mundo entero para su gloria.