Frases

  • Cantos NMF Hermanas Varias

    AMAME. DE CHUYITA..wma

    Desposorios.MP3

    ENSEÑAME A VOLAR. CANTO DE YAZMIN.wma

    ENTREGATE A AMAR. Novicias 2019.mp3

    Infancia Espiritual.MP3

    María Amada.MP3

    Mi conquistador-Novicias 2019.mp3

    Mujer Valiente.MP3

  • Cantos 2012 – CD SD Maria Amada, Rafa Salomon

    01. Madre María Amada.wma

    02. Madre María.wma

    03. La lucha es contra mi.wma

    04. Amame.wma

    05. Locura de Dios.wma

    06. Amar hasta morir de amor.wma

    07. En el Corazón de Jesús y de María.wma

    08. Vocación.wma

    09. Amor a los pobres.wma

  • Cantos – 2019. CD SD MASM. Novicias MSCGpe

    01. Amame_PREMASTER OK.mp3

    02. Amiga de Dios_PREMASTER OK.mp3

    03. Enseñame a confiar_PREMASTER OK.mp3

    04. Enseñame a volar_PREMASTER OK.mp3

    05. Entregate a amar_PREMASTER OK.mp3

    06. Infancia Espiritual_PREMASTER OK.mp3

    07. María Amada_PREMASTER OK.mp3

    08. Sierva de Dios_PREMASTER OK.mp3

    09. Mi conquistador_PREMASTER OK.mp3

    10. Humilde Servidor_PREMASTER OK.mp3

    11. Hostia pura para Dios_PREMASTER OK.mp3

    12. Quiero ser fuego_PREMASTER OK.mp3

  • 1985 – Vol 2. Concuso Canción María Regina – Cantos Concurso 100 años natalicio María Regina

    María Regina (Cd. Const). Vol II

    Misionera de amor. Vol II

    María Regina (Tuxtla primaria). Vo. II

    Canción Marกa Regina (Sem. Tuxtla). Vol II

    La flama de Cristo. Vol II

    María Amada. Vol II

    Vals María Regina. Vol II

    Luz que guía. Vol II

    Génesis que alumbra. Vol II

    Inolvidable María Regina. Vol II

    Porque amaste fuiste amada. Vol II

    María Regina (Tuxtla, Secundaria). Vol II

  • 1985 – Vol 1. Concurso Canción María Regina – Cantos Concurso 100 años natalicio María Regina

    Amiga de Dios. Vol I

    Mar”a Regina (Cuernavaca). Vol I

    Canciขn de amor. Vol I

    Que muera de amor por ti. Vol I

    Hija de Dios. Vol I

    María Regina (Colegio Ma. Regina) Vol I

    María Regina (Azcapotzalco) Vol I

    María Regina (C. I.) Vol I

    María Regina (Cuautepec) Vol I

    Una estrella. Vol I

    Mamercita. Vol I

    Canción Marña Regina. Mamercita. Vol I

    Canción a la madre. Vol I

    María Regina (Durango). Vol I

    María Regina (Zacatecas). Vol I

    Tu creación. Vol I

  • Cantos 2017 Centro

    Algo especial. Hna. Conchita Rdz.

    En Guadalajara. Hna. Minerva Medina

    Enseñame a confiar. Novicias

    María Amada Coro del Colegio Juana de Arco Cuernavaca 1

    María Amada. Coro María Regina, CDMX

    María Amada del Niño Jesús-Coro Azcapotzalco Sec

    Quiero ser fuego. Grupo Ménades, CDMX

    Silenco de Amor. Coro MSCGpe CDMX

  • ¡Reina Corazón Divino, por piedad, por tu Espíritu de amor, en las almas todas!

    ¡Reina Corazón Divino, por piedad, por tu Espíritu de amor, en las almas todas!

  • ¡Qué feliz sería si pudiera remediar las necesidades de mis hermanos pobres del mundo entero!

    ¡Qué feliz sería si pudiera remediar las necesidades de mis hermanos pobres del mundo entero!

  • ¡Corazón Divino de mi Jesús, que suena ya la hora en que aparezcan sobre la tierra una multitud de santos sacerdotes!

    ¡Corazón Divino de mi Jesús, que suena ya la hora en que aparezcan sobre la tierra una multitud de santos sacerdotes!

  • Ayúdame, Señor, a vivir en continua negación y renuncia propia; sólo para ti, mis hermanos y tu Obra.
    Ayúdame, Señor, a vivir en continua negación y renuncia propia; sólo para ti, mis hermanos y tu Obra.
  • Hoy más que nunca espero y esperaré contra toda esperanza.
    Hoy más que nunca espero y esperaré contra toda esperanza.
  • Todos los que de Cristo se alimentan tienen la fortaleza de Cristo, cuando comulgan con las debidas disposiciones, entonces confortados con ese Pan Sagrado, que estén dispuestos a nunca avergonzarse de ser cristianos.
    Todos los que de Cristo se alimentan tienen la fortaleza de Cristo, cuando comulgan con las debidas disposiciones, entonces confortados con ese Pan Sagrado, que estén dispuestos a nunca avergonzarse de ser cristianos.
  • Divina Eucaristía. En ella encontré mi cielo en la tierra, el paraíso en el destierro.
    Divina Eucaristía. En ella encontré mi cielo en la tierra, el paraíso en el destierro.
  • El Corazón de Jesús quiere que seamos misioneras, que conquistemos el mundo entero para su gloria.
    El Corazón de Jesús quiere que seamos misioneras, que conquistemos el mundo entero para su gloria.
  • De pronto me pareció entender: “Deseo religiosos, quiero rama de hombres, quiero Misioneros”.
    De pronto me pareció entender: “Deseo religiosos, quiero rama de hombres, quiero Misioneros”.
  • El Corazón de Jesús me dijo: “Dentro de dos años darás principio a la Obra. Las dos Obras tendrán la misma cuna. El Padre Martínez será el instrumento, a él ha elegido mi Corazón. Deberá dejar la Parroquia y trasladarse aquí”.
    El Corazón de Jesús me dijo: “Dentro de dos años darás principio a la Obra. Las dos Obras tendrán la misma cuna. El Padre Martínez será el instrumento, a él ha elegido mi Corazón. Deberá dejar la Parroquia y trasladarse aquí”.
  • Gracias Jesús porque me haces sentir el peso de mi impotencia y mi nada. Sé que tú jamás me dejarás caminar sola en mis problemas. Sé que tú estarás siempre conmigo. Creo, te amo y en ti espero.
    Gracias Jesús porque me haces sentir el peso de mi impotencia y mi nada. Sé que tú jamás me dejarás caminar sola en mis problemas. Sé que tú estarás siempre conmigo. Creo, te amo y en ti espero.
  • Yo sé que mi alma es la morada que tú vienes buscando en este día.
    Yo sé que mi alma es la morada que tú vienes buscando en este día.
  • Papá dijo a mamá que ya era tiempo de que hiciera mi Primera Comunión; el jueves de Corpus la haría.
    Papá dijo a mamá que ya era tiempo de que hiciera mi Primera Comunión; el jueves de Corpus la haría.
  • El primer fruto que esa oración nos tiene que dejar debe ser el propio conocimiento, en una palabra, la humildad.
    El primer fruto que esa oración nos tiene que dejar debe ser el propio conocimiento, en una palabra, la humildad.
  • Cruz que se arrastra no lleva a Cristo.
    Cruz que se arrastra no lleva a Cristo.
  • Sólo este único Amor mío sabe el grande amor que su corazón me ha dado a su Iglesia y a su Vicario. Con el Santo Padre de ahora pasa a otro tanto, sus deseos son los míos, son él soy misionera.
    Sólo este único Amor mío sabe el grande amor que su corazón me ha dado a su Iglesia y a su Vicario. Con el Santo Padre de ahora pasa a otro tanto, sus deseos son los míos, son él soy misionera.
  • La devoción al Sagrado Corazón implica, primero: esa entrega total y absoluta para amarlo, esa entrega total y absoluta para hacerlo reinar.
    La devoción al Sagrado Corazón implica, primero: esa entrega total y absoluta para amarlo, esa entrega total y absoluta para hacerlo reinar.
  • Ni un día sin ofrecer un sacrificio en espíritu de reparación por México y por el mundo entero; procura no faltar en esta doble ofrenda de amor mexicano a nuestra Reino y Madre de Guadalupe, así salvarás tu alma, tus amigos, tu Patria, tu familia… ¡urge colaboración espiritual!
    Ni un día sin ofrecer un sacrificio en espíritu de reparación por México y por el mundo entero; procura no faltar en esta doble ofrenda de amor mexicano a nuestra Reino y Madre de Guadalupe, así salvarás tu alma, tus amigos, tu Patria, tu familia… ¡urge colaboración espiritual!
  • La Santísima Virgen me dijo: “Conságrate a mi amor y servicio” Todo este día anduve con ella sensiblemente.
    La Santísima Virgen me dijo: “Conságrate a mi amor y servicio” Todo este día anduve con ella sensiblemente.
  • Mis pecados pusieron a Jesús en la Cruz y renuevan en cierto modo esa Pasión.
    Mis pecados pusieron a Jesús en la Cruz y renuevan en cierto modo esa Pasión.
  • No sé qué me pasa, Señor, experimento en mí una grandísima urgencia de caminar más y más aprisa; urgentemente más aprisa en el camino de tu santo amor.
    No sé qué me pasa, Señor, experimento en mí una grandísima urgencia de caminar más y más aprisa; urgentemente más aprisa en el camino de tu santo amor.
  • El día de Su Resurrección, hermosísimo, me alegra para gozar intensamente por el triunfo de Cristo.
    El día de Su Resurrección, hermosísimo, me alegra para gozar intensamente por el triunfo de Cristo.
  • Que los frutos por amor al Corazón de Jesús, marquen en nuestra vida espiritual una verdadera resurrección.
    Que los frutos por amor al Corazón de Jesús, marquen en nuestra vida espiritual una verdadera resurrección.
  • Jesús me tomó cuando a bien tuvo, abismando mi alma en el Sacramento de su puro amor, la Divina Eucaristía.
    Jesús me tomó cuando a bien tuvo, abismando mi alma en el Sacramento de su puro amor, la Divina Eucaristía.
  • En mi vida de colegio, por una parte, el juego era mi delirio.
    En mi vida de colegio, por una parte, el juego era mi delirio.
  • Mi Madre y Reina pequeñita; ayúdame a ser pequeña como tú.
    Mi Madre y Reina pequeñita; ayúdame a ser pequeña como tú.
  • Mi Jesús no permitas aparte alguna vez de mi cuerpo el dolor y el padecer. Sí, quiero pasar por el mundo, sola, incomprendida, sin triunfos; juzgado y condenado. Mi Jesús, no merezco este favor. Sólo tu bondad y misericordia me lo regala.
    Mi Jesús no permitas aparte alguna vez de mi cuerpo el dolor y el padecer. Sí, quiero pasar por el mundo, sola, incomprendida, sin triunfos; juzgado y condenado. Mi Jesús, no merezco este favor. Sólo tu bondad y misericordia me lo regala.
  • Llegó por fin, para mí, un mes de Mayo. Mi buena madre me llevó a ofrecer flores a la Santísima Virgen, aquella fue para mí todo un acontecimiento: el Padre, el altar, los adornos, las luces, toda una hermosura. Hubiera querido no terminara aquello nunca.
    Llegó por fin, para mí, un mes de Mayo. Mi buena madre me llevó a ofrecer flores a la Santísima Virgen, aquella fue para mí todo un acontecimiento: el Padre, el altar, los adornos, las luces, toda una hermosura. Hubiera querido no terminara aquello nunca.
  • Deseando que pasen una navidad verdaderamente trabajando en vencer todos los obstáculos para que el Niño Jesús nazca en sus almas y crezca cada día hasta llegar a la edad madura en cada una de sus almas.
    Deseando que pasen una navidad verdaderamente trabajando en vencer todos los obstáculos para que el Niño Jesús nazca en sus almas y crezca cada día hasta llegar a la edad madura en cada una de sus almas.
  • La oración es el momento de cita con mi Dios, con quien tanto me ama.
    La oración es el momento de cita con mi Dios, con quien tanto me ama.
  • Tú Cruz es mi cielo y mi único amor.
    Tú Cruz es mi cielo y mi único amor.
  • El buen Dios entre miles y millones de jóvenes se fijó en ti.
    El buen Dios entre miles y millones de jóvenes se fijó en ti.
  • Mi alma quedó también como enamorada, suspensa, atraída además de la infinita grandeza de mi Dios.
    Mi alma quedó también como enamorada, suspensa, atraída además de la infinita grandeza de mi Dios.
  • Mi vocación es ésta: conocerlo, amarlo y hacerlo amar.
    Mi vocación es ésta: conocerlo, amarlo y hacerlo amar.
  • La oración es el momento de mi cita con mi Dios, con mi Esposo, con quien tanto me ama.
    La oración es el momento de mi cita con mi Dios, con mi Esposo, con quien tanto me ama.
  • Virgen santísima, mi dulce y tierna Madre, no te apartes de tu pequeña hija, para que unida a ti, cante las misericordias de tu Divino Hijo Jesús.
    Virgen santísima, mi dulce y tierna Madre, no te apartes de tu pequeña hija, para que unida a ti, cante las misericordias de tu Divino Hijo Jesús.
  • Mi alma se pierde en Dios en vista de las maravillas de la naturaleza.
    Mi alma se pierde en Dios en vista de las maravillas de la naturaleza.
  • Señor, tú lo puedes si quieres, enséñame a volar en el camino de tu amor, en el camino de tu Cruz.
    Señor, tú lo puedes si quieres, enséñame a volar en el camino de tu amor, en el camino de tu Cruz.
  • No hay cosa pequeña parta un grande amor.
    No hay cosa pequeña parta un grande amor.
  • No quiero otra cosa más que el cumplimiento de tu divino querer.
    No quiero otra cosa más que el cumplimiento de tu divino querer.
  • Yo sé que mi alma es la morada que vienes buscando este día.
    Yo sé que mi alma es la morada que vienes buscando este día.
  • Todo ese trabajo exterior será fructuoso sólo y únicamente cuando primero hayamos hecho un trono en nuestro corazón, al Corazón de Cristo, para que ahí reine.
    Todo ese trabajo exterior será fructuoso sólo y únicamente cuando primero hayamos hecho un trono en nuestro corazón, al Corazón de Cristo, para que ahí reine.
  • La vida religiosa es una vida de paz y alegría, de felicidad.
    La vida religiosa es una vida de paz y alegría, de felicidad.
  • La verdadera alegría está en la paz profundísima del alma, la disfrutan la salmas que viven en gracia.
    La verdadera alegría está en la paz profundísima del alma, la disfrutan la salmas que viven en gracia.
  • Me debo a ti, mi Jesús, en la donación de mi ser entero a mis hermanos y a todos mis hermanos del mundo entero.
    Me debo a ti, mi Jesús, en la donación de mi ser entero a mis hermanos y a todos mis hermanos del mundo entero.
  • En el servicio de Dios no se envejece, un alma que sirve al Señor, es un alma siempre joven.
    En el servicio de Dios no se envejece, un alma que sirve al Señor, es un alma siempre joven.
  • Que él sea amad, conocido, y glorificado: a eso se reduce todo y que nosotros le amemos sin medida.
    Que él sea amad, conocido, y glorificado: a eso se reduce todo y que nosotros le amemos sin medida.
  • Ninguna alma tan libre como aquella que vive entregada a Cristo.
    Ninguna alma tan libre como aquella que vive entregada a Cristo.
  • Enséñame, Señor a amarte.
    Enséñame, Señor a amarte.
  • Necesitan estar totalmente en paz y reposo para oír la voz de Dios.
    Necesitan estar totalmente en paz y reposo para oír la voz de Dios.
  • Amor mío, haz por tu infinita misericordia, que hoy sí ya me convierta a ti y que el deber que más me preocupe sea el servirte y amarte.
    Amor mío, haz por tu infinita misericordia, que hoy sí ya me convierta a ti y que el deber que más me preocupe sea el servirte y amarte.
  • Mi vocación es el amor. Él espera y pide eso de su criatura. Me pide amor.
    Mi vocación es el amor. Él espera y pide eso de su criatura. Me pide amor.
  • El Corazón de Jesús me descubre abismos de amor en el Santísimo Sacramento.
    El Corazón de Jesús me descubre abismos de amor en el Santísimo Sacramento.
  • Urge que seamos santas, urge que seamos maestras santas y urge que seamos misioneras también santas.
    Urge que seamos santas, urge que seamos maestras santas y urge que seamos misioneras también santas.
  • Mis hermanos pobres me arrebatan el alma; cuánto sufro por no poderlos remediar por completo.
    Mis hermanos pobres me arrebatan el alma; cuánto sufro por no poderlos remediar por completo.
  • Mi Jesús, tú eres quien me ha enseñado a amarte a ti en los pobres.
    Mi Jesús, tú eres quien me ha enseñado a amarte a ti en los pobres.
  • Jesús mío, concédeme la gracia, Señor, de vivir amándote.
    Jesús mío, concédeme la gracia, Señor, de vivir amándote.
  • Espero verdaderamente el Divino Niño haya nacido en usted.
    Espero verdaderamente el Divino Niño haya nacido en usted.
  • Todo me habla de ti, de las maravillas que has creado para nosotros.
    Todo me habla de ti, de las maravillas que has creado para nosotros.
  • Dios no separa las almas a las que une el amor.
    Dios no separa las almas a las que une el amor.
  • Mi deseo es sólo amarte; me dejo en absoluto olvido en tu Amante Corazón, para amarte con tu mismo amor.
    Mi deseo es sólo amarte; me dejo en absoluto olvido en tu Amante Corazón, para amarte con tu mismo amor.
  • Mi Jesús, no puedo ver a un pobre, sin que mi ser se conmueva hasta lo más íntimo.
    Mi Jesús, no puedo ver a un pobre, sin que mi ser se conmueva hasta lo más íntimo.
  • Qué hermoso es vivir unidas y tener un solo corazón.
    Qué hermoso es vivir unidas y tener un solo corazón.
  • Deseándoles una feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de gracias, con todo cariño la dejo en los amantes corazones de Jesús y de María.
    Deseándoles una feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de gracias, con todo cariño la dejo en los amantes corazones de Jesús y de María.
  • Sin vida de oración es imposible la santidad en la Iglesia.
    Sin vida de oración es imposible la santidad en la Iglesia.
  • Tú me ayudarás y yo quiero darte gusto, quiero también que me des tu Cruz.
    Tú me ayudarás y yo quiero darte gusto, quiero también que me des tu Cruz.
  • Señor, que mi cambio de vida sea una resurrección verdadera.
    Señor, que mi cambio de vida sea una resurrección verdadera.
  • Es imposible la santidad, si no hay sacrificio y abnegación hacia el prójimo.
    Es imposible la santidad, si no hay sacrificio y abnegación hacia el prójimo.
  • Quiero que te consagres a amar mi Corazón
    Quiero que te consagres a amar mi Corazón
  • Mi vocación estaba definida: amar al Corazón de Jesús hasta morir de amor.
    Mi vocación estaba definida: amar al Corazón de Jesús hasta morir de amor.
  • Entendí que el trabajo que me correspondía era ser muy fiel al Señor y no negarle nada de cuanto me pidiera.
    Entendí que el trabajo que me correspondía era ser muy fiel al Señor y no negarle nada de cuanto me pidiera.
  • Oración para su Intercesión

    Padre misericordioso, que elegiste a tu hija María Amada, para que abrasada en el amor de Jesucristo, tu Hijo y, llena de celo por la extensión del Reino de amor de su Corazón, se preocupara toda su vida por los que sufren, en especial por los más pobres y desamparados; te pedimos que por su intercesión, nos concedas la gracia que con fe solicitamos… (se hace la petición). Te agradecemos todos los dones que le has concedido y aquellos que por su medio quieras concedernos. Escucha piadoso nuestras súplicas y haznos conocer tu voluntad, por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén. ¡Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío!

  • Oración para su Canonización

    Padre Celestial, que te complaces en adornar a tus santos y elegidos con las virtudes de tu Divino Hijo y quisiste abrasar en el fuego de Amor de su Corazón y en el celo ardiente por extender su Reinado a tu hija María Amada y lo manifestaste en su amor hacia los pobres y desamparados; te pedimos la gracia de imitar su ejemplo y para mayor gloria tuya y bien de la Iglesia sea elevada al honor de los altares. Te lo pedimos por Santa maría de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén.

  • En Docilidad Al Espíritu
  • María Regina Sánchez Muñoz
  • Confianza en la Santísima Virgen María

    INTRODUCCIÓN

    María, “Una vez recibida en los cielos, no dejó su oficio salvador, sino que continúa alcanzándonos por su múltiple intercesión los dones de la eterna salvación. Con su amor materno cuida de los hermanos de su Hijo, que peregrinan y se debaten entre peligros y angustias y luchan contra el pecado hasta que sean llevados a la patria feliz. Por eso, la Bienaventurada Virgen en la Iglesia es invocada con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora. Lo cual, sin embargo, se entiende de manera que nada quite ni agregue a la dignidad y eficacia de Cristo, único Mediador.”  (L.G. 62)

    La confianza en la intercesión de la Virgen María en nuestra vida cotidiana y a favor de la Iglesia Universal, nos viene precisamente de la misma confianza que ella experimentó en Dios al ser elegida y llamada para ser la Madre del Redentor, así ella, en su experiencia de confianza y de fe en la elección divina sobre su persona en bien de la humanidad, nos da la pauta para ser a la vez, como ella, confiados en la amorosa providencia de Dios en nuestras vidas y se constituye en guía, modelo y maestra de la confianza en Dios. 

    De ahí la importancia de conocer  y de profundizar más en nuestra experiencia de fe y de confianza en Dios por mediación de María, quien ahora ya asunta al Cielo, juntamente con su Hijo Jesucristo sigue intercediendo por cada uno de sus hijos en este caminar temporal hacia la casa del Padre. 

    De este modo, se puede decir que es un rasgo característico en la vida de los cristianos y de los santos, el ser filiales devotos de la Madre de Cristo, ya que la devoción a ella nos asegura el camino al Hijo y por ende al Reino Celestial. Así, iremos reflexionando en la vida de la Sierva de Dios María Amada del Niño Jesús, algunas de sus experiencias de confianza en la Virgen María, como un modelo a seguir para todos los fieles cristianos que quieran crecer en la confianza a Dios por manos de María.

    Experiencia personal de la S. D. María Amada

    Refiriéndose a la estancia en casa de su abuelo materno narra algunas impresiones que tuvo al ver la imagen de la Virgen de Zapopan, dice: “Me parece que en este lugar cumplí los seis años y por este tiempo recuerdo haber conocido y amado a la Santísima Virgen. Mi abuelo era devotísimo de la Santísima Virgen de Zapopan. Tenía una igual a la original en un gran nicho. Mi pobre persona pasaba largos ratos, frente a aquella imagen. La contemplaba detenidamente; su cara, sus manos, cabellera, etc. ¡me parecía hermosa!, más ¿por qué la tenían encerrada? ¿estaba viva? ¿de dónde había venido? Unas cosas me respondían a otras guardaban silencio. Me dijeron que se le llevaban flores; esto fue para mí todo un mandato y cuantas flores recogía eran para ella.” (C.C., p. 6-7)

    Su padre fue alguien que marcó su vida con sus consejos y su cercanía, de los cuales ella tomaba todo como mandato a obedecer, convencida de la verdad de las palabras y consejos que él le daba: “Mucho nos habló papá, también de la Santísima Virgen y de la manera de imitarla. En especial papá me dijo, que nunca se adornaba, que ella no era vanidosa, etc., que las mujeres que esto les gustaba, no imitaban a la Santísima  Virgen, parece que todo esto se grabó en mi alma con fuego. Sentí grande odio por los adornos y demás composturas que usan las jóvenes. Me sentía feliz y en el colmo de la dicha con un solo vestido. Los moños, aretes, anillos, me quemaban y el traerlos, me atormentaba.” (C.C., p. 15)

    Estando ya en el convento, al vivir una experiencia de la presencia del Maligno, ella afianzó más su confianza por manos de María para vencer al enemigo: “Al principio estas cosas me impresionaban; pero bien pronto el Señor, que no me dejaba sola, me hacía dormir y el demonio se quedaba en su fatiga. Sólo una vez, momentos después del toque de las cinco de la mañana, noté pasos en la pieza, no hice caso, creí ser figuración; bien pronto fueron estos muy marcados (la hermana que dormía en el mismo cuarto, asustada dijo quién andaba, entonces creí) y con un ruido particular, parecía que con grandes uñas, rayaban el piso al andar. Al sentir se me acercaba cada vez más, lo valiente se me acababa; invoqué a Jesús y a María Santísima, prendí en el momento luz; el demonio había desaparecido o como se diga.” (C.C., p. 157-158)

    En cuanto a su vida espiritual ella misma experimenta el camino de confianza en el Corazón de Jesús y en la Santísima Virgen, por la que el Espíritu la fue llevando: “Soy feliz por ignorar mi camino; jamás me he preocupado por saber por dónde voy y cómo soy llevada por Nuestro Señor y por aquéllos que ocupan su lugar.  Sin embargo, no puedo negar, que el Señor me ha concedido luces sobre mi caminito y, en ciertas ocasiones, me ha instruido sobre el particular; lo que se puede reducir a lo siguiente: este caminito es el de la infancia espiritual (ese hacerme niña por virtud; esa pequeñez de espíritu que tanto ama y consuela su Corazón Divino), en brazos del buen Jesús y de la Santísima Virgen, con una confianza absoluta y un abandono total; entregamiento a la justicia y misericordia de su Corazón, amor en la inmolación y anonadamiento, para honrar su vida Eucarística.” (C.C., p. 138)

    Su confianza en la intercesión de la Madre de Dios fue creciendo en medio de las pruebas que experimentó también en relación a la Obra que el Corazón de Jesús le pidió: “Mi alma padecía espantosas penas interiores, obscuridades, dudas, temores. El mismo día 19 la Santísima Virgen de Guadalupe me las quitó, e infundió en mi alma una íntima confianza y seguridad de que esta Obra seguiría adelante, protegida por su divino Hijo y por Ella, como se ha cumplido al pie de la letra.” (D.E., Pág. 31)

    LA S. D. MARÍA AMADA NOS INVITA  A VIVIR ESA CONFIANZA

    Aquellas recomendaciones o consejos que daba nuestra querida Fundadora a sus hijas, a través de sus cartas, bien podemos hoy hacerlas nuestras, para crecer como ella lo hizo, en la confianza filial hacia nuestra Madre del Cielo: 

    • “Jamás desconfíes de que tu papá te dará el permiso. Acude al cielo, el Señor que te ha escogido, mira que todo lo puede, la Virgen Santísima lo mismo. Hazle una promesa a Nuestra Señora del Sagrado Corazón y reza todos los días el Acordaos y La Coronita.  

    En tus sufrimientos no estás sola, mira que muy cerca de ti palpita el corazón de tu buena madre, que tanto anhela que consigas lo que deseas; el corazón de tu hermana que tanto se interesa por ti y el corazón de tus maestras que también tanto se interesan por tu alma.” (C.E., 26 a de Febrero de 1948)

    • “Sin duda mis pobres oraciones, no llegan al cielo por la intención de Usted, pues por lo que veo, se encuentra Usted en la misma situación, lo cuál no me desanima, sino por el contrario, le ofrezco de todo corazón seguir pidiendo al Corazón de Jesús y a la Santísima Virgen por el remedio de la necesidad que Usted y yo sabemos.” (C.E., 21 de Abril de 1948)
    • “Me da mucho gusto que haya hecho con los ancianos toda la ceremonia de la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen; que éste sea su grandísimo pendiente: fomentar en ellos un grande espíritu cristiano y disponerlos y prepararlos para la muerte; no escatime ningún sacrificio, ni ninguna nada, para acercar al Corazón Amantísimo de Jesús a esas almas, al menos al fin de su vida.” (C.E., 20 de agosto de 1949)
    • “Esté segurísima que en el Corazón de Jesús nos encontraremos siempre, en ese Corazón no hay ausencias, ni distancias y bien comprendo que para ustedes debe ser bastante duro que, apenas abriendo los ojos a la vida religiosa, tuviera que ir por orden de la santa obediencia, a esa inmensa distancia, donde está; es natural, que muchas veces se sienta tan sola y tan sin aptitudes para desempeñar, todo lo que la obediencia le ha confiado. El Corazón de Jesús no la abandonará, ni la Santísima Virgen. Usted sea humilde, reconozca su nada, confíe inmensamente en el Corazón divino y en su Madre Santísima y siempre le irá bien, Ellos harán lo que usted no sabe, le darán luz, la sostendrán, serán su consuelo y por este medio dará mucha gloria al Corazón de Jesús.” (C.E., 11 de septiembre de 1949)
    • “Siento verdadera pena le haya dado el ataque en el tren y además grandísimo consuelo porque sin duda la gracia de su curación completa se la reservaba la Santísima Virgen de Fátima; vamos a pedir en ésta con gran confianza y publicaremos el milagro, pues ella sabe muy bien la grande necesidad que tenemos de tener salud para trabajar por la gloria de su divino Hijo.” (C.E., 28 de septiembre de 1949)
    • “En esas horas de lucha y tentación, vuelva confiada y segura sus ojos a la Virgen Santísima y esté segura que no la abandonará. Tenga presente y créalo, que Ellos la quieren santa y no la abandonarán en la lucha y combate, estarán con usted, pero usted de suparte, sea fiel y generosa en no negarles nada.” (C.E., 3 de octubre de 1949)
    • “Mi buena hijita, si se siente en tinieblas, a obscuras y sin luz; bien, muy bien que se vuelva a la Santísima Virgen, le dé su mano y de ella jamás se suelte. No está huérfana, tiene, es cierto, un Padre amoroso y una Madre como ninguna.” (C.E., 17  de 1936)
    • “La ciencia del amor se la enseñará Aquel que es Amor. Sea humilde y pequeña y aprenderá esa ciencia divina.  Aproveche también esos consuelos para caminar más y más rápido en el camino de la perfección y haga acopio de fuerzas para los días de lucha, sequedad y combate.

    En sus tentaciones: gran desconfianza de Ud. misma, suma confianza en Dios. Tránquese bien por dentro, con la oración, mortificación y humildad y añada además el no hacer caso y siga, siga luchando por amor, unida al Amor, jamás sola. No deje jamás tampoco a la Santísima Virgen y a su buen Ángel.” (C.E., 12 de Enero de 1937)

    • “Usted déjese con absoluta confianza enDios, en manos de este Buen Padre y de la Santísima Virgen y de su pobre Congregación, sin preocuparse de otra cosa que de hacer la Divina Voluntad y de amar sin medida al Divino Corazón.” (C.E., 14 de Octubre de 1945)
    • “Usted obre siempre con la desconfianza en sí misma pero puesta toda su confianza en Dios y en la Santísima Virgen.” (C.E., 30 de Octubre de 1945)
    • “Dese cuenta cuán bueno y dulce es el Señor que viendo la debilidad de sus pequeños hijos, los prepara muchas veces con dulzuras, el cáliz de amargura que muchas veces les va hacer probar. Después de los días de paz interior, le envía días de tribulación.

    Ternuras del Señor, para preparar a su alma, para vivir más unida a él. Súfralas con paciencia, desconfiando de Ud. misma, ponga su confianza en el Señor, abandónese a su misericordia y a su amor, entréguese en manos de la Santísima Virgen, para que ella la lleve al Corazón de Jesús, y espere pacientemente la divina voluntad, a su tiempo dará a su alma la luz y el consuelo.” (C.E., 16 de Febrero de 1946)

    • “Viva de confianza y de amor, de abandono y sacrificio, el Corazón de Jesús hará en su alma grandes cosas; pero no sola, siempre unida a la Virgen Santísima nuestra Madre.” (C.E., lº. de Marzo de 1946)

    REFLEXIÓN 

    Después de haber leído y reflexionado en los textos anteriores, comentemos las siguientes preguntas: 

    1. ¿La Santísima Virgen María en qué momentos de su vida experimentó una profunda confianza en Dios? ¿Cómo la expresó?
    2. ¿Cómo creció y cómo se afianzó en la Sierva de Dios María Amada, la confianza en la Santísima Virgen? 
    3. ¿Cómo has experimentado que ha crecido tu confianza en Dios por mediación de la Santísima Virgen? ¿Puedes compartir algún hecho de tu vida en el cuál hayas experimentado de manera especial  la ayuda de nuestra Madre?
    4. ¿Cómo vivimos la confianza en la Santísima Virgen María en los acontecimientos de hoy, en nuestra familia, grupo parroquial o comunidad? 

    Actividades de conclusión: 

    • Realizar de manera personal, familiar o comunitariamente, un mapa mental o un dibujo en el que expresemos cómo hemos experimentado la confianza en Dios por mediación de María.
    • Proponernos realizar tres acciones para fomentar la confianza en nuestra Madre: 
    1. A nivel personal:
    2. A nivel familiar:
    3. A nivel apostólico: 
  • Entrevista Mtra. Berenise Bravo Rubio / Historiadora INAH

    Diciembre 11, 2012

    Felipe de J. Monroy González
    • La paleógrafa e historiadora realizó la biografía de la Madre María Amada del Niño Jesús Sánchez Muñoz para la positio de su causa de canonización.

    Con la presentación de la positio de la Sierva de Dios Madre María Amada del Niño Jesús Sánchez Muñoz, fundadora de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe, la candidata a los altares cumple uno de los primeros requisitos que la Congregación para las Causas de los Santos exige en los procesos de beatificación.

    La positio es una biografía amplia y concluyente sobre la vida y circunstancias de algún candidato a los altares; requiere un sólido trabajo histórico y es un reto para cualquier historiador o investigador moderno. La maestra en historia, Berenise Bravo Rubio, profesora e investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, realizó junto a las religiosas fundadas por Madre María Amada, esta biografía. La empresa duró casi ocho años y el trabajo concluido lleva por nombre: “De Nobles y Grandes Aspiraciones. Vida y Obra de la Madre María Amada del Niño Jesús Sánchez Muñoz”.

    La biografía

    La historiadora y la congregación tardaron casi ocho años en realizarla primordialmente por los requisitos que la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos solicita a los postulantes: el estudio histórico debe mostrar el ambiente cultural, social, político y religioso del contexto del candidato; además debe abordar su perfil humano y espiritual; finalmente, el estudio debe estar escrito con un aparato crítico muy sólido.

    “El proyecto comenzó en 2004, cuando el maestro Jorge Garibay me comentó sobre la oportunidad de trabajar en la Causa de Canonización de Madre María Amada; causa que oficialmente había sido abierto por el cardenal Norberto Rivera en septiembre de 2003”.

    Bravo Rubio se entrevistó con la Madre Nieves y con ella desempeñó un trabajo documental sobre la vida de la Madre María Amada, “fueron cientos de testimonios, cartas, conferencias, crónicas, licencias, etcétera, que durante casi seis años tendría que leer para poder reconstruir la vida de la religiosa”.

    Por fortuna, las religiosas misioneras de Guadalupe se dedicaron pacientemente a un ejercicio de compilación y catalogación del material histórico para la biografía de su fundadora: “Hay un archivo ex profeso para la causa de la Madre María Amada, en él han trabajado desde 2004; se han consultado más de cien archivos entre eclesiásticos y municipales para recolectar todos los documentos que hablan de la Madre María Amada y que sirven como testimonio para su postulación en las fases diocesanas y romanas de la Causa de Canonización”.

    Además, Bravo Rubio contó con dos vivos testimonios orales de las religiosas que trabajaron con la Madre María Amada.

    Así, el libro “De Nobles y Grandes Aspiraciones” sirvió de corpus sólido para la positio presentada ante las autoridades pertinentes para la canonización.

    —¿Es un reto para un investigador un trabajo de esta naturaleza?

    —Sin duda. Primero porque la biografía debe servir para los peritos de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos como un referente, un punto de partida y un material de consulta en sus indagaciones de la postulación; pero, además, la biografía espera lograr la promoción de la obra, para que aquellos que no conozcan a la persona o la obra que realizó, conozcan con seriedad parte de esa vida.

    —¿Es satisfactorio para un profesional el trabajar en una biografía de un candidato a los altares?

    —Para mi fue como hacer una nueva tesis, pues exige mucho esfuerzo y rigor. Según lo estipula la propia Congregación para los Santos, la biografía debe estar escrita por profesionales en historia. Y por ello, ya hay muchos historiadores trabajando en estos casos. Por otra parte, sí es muy satisfactorio a nivel personal y profesionalmente. Simplemente por tener oportunidad de acceder y de leer documentos que en otras circunstancias uno no podría hacerlo; y es que como historiadores se suele seguir la pista a la parte política y social, pero entender el contexto espiritual que exige nuevos retos.

    La historia

    Madre María Amada del Niño Jesús nació en 1895 en Guadalajara, Jalisco; a pesar de que su familia era de pocos recursos, logró estudiar en la Normal Católica de Guadalajara gracias al espíritu de solidaridad, la promoción del bien común y la justicia social que vivía la Iglesia católica tras la publicación de la encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII: “En sus primeros 18 años de vida fue partícipe del espíritu de los católicos por entender, comprender y asumir los preceptos del bien común. Relatamos cómo el padre de la Madre Amada y ella misma enseñaron a los trabajadores de haciendas el catecismo, a leer y a escribir. Desde ese momento ella asume su compromiso en la educación de niños pobres hijos de obreros”.

    Posteriormente, la biografía relata su paso por la congregación del Verbo Encarnado enmedio de una ya franca persecución religiosa en México y la fundación de la Compañía, asociación precursora de la Congregación de Misioneras de Guadalupe. De allí en adelante, se cuenta los avatares de esta congregación en su crecimiento y servicio.

    El libro está constituido en diez capítulos y los acontecimientos relatados en orden cronológico.

    —¿Qué es lo más llamativo de la personalidad de Madre María Amada?

    —La intensa vida espiritual que vive y que exige para sus hermanas; la pobreza y las fundaciones que establece, los primeros colegios en zonas obreras, marginadas e indígenas. Su apostolado dedicado primordialmente a los pobres, indígenas, ancianos y niños abandonados con la fundación de escuelas, hospitales, internados y orfanatos. Todo realizado bajo la dificultad propia del tiempo, en la persecución y la inseguridad del reconocimiento jurídico de su fundación. Es una religiosa excepcional; con un carisma especial que tiene para lograr acuerdos con autoridades civiles, por ejemplo: gestiona la construcción de pozos de agua en Ixmiquilpan para las comunidades indígenas y pobres, organiza jornadas de recursos para promover colegios de la zona del mezquital. Además, en ese servicio, me impresiona el trabajo que realizó con dos obispos muy distinguidos en la cuestión social en México: Sergio Méndez Arceo, obispo de Cuernavaca; y con un joven Samuel Ruiz, obispo de Chiapas.

    http://www.siame.mx/apps/aspxnsmn/templates/?a=8413

  • Misal Asamblea Eucarística Abril 2014

    Maggio 12, 2014

    Su oblación por los sacerdotes y consagrados
    La Sierva de Dios, María Amada, vivió un gran amor a los sacerdotes y a todas las personas consagradas, por quienes oraba y se ofrecía continuamente, como respuesta a la llamada que el Corazón de Jesús le hizo. Siendo novicia en la Orden del Verbo Encarnado y del Santísimo Sacramento, el 11 de junio de 1915, estando en adoración, percibió y entendió que Jesús le dijo: “Ofrécete como víctima a mi Corazón por los Sacerdotes y las almas a Mí Consagradas”. Ella respondió al instante: “Con toda el alma y mi ser entero me entrego a vuestros quereres y voluntades, Jesús mío”. Este compromiso fue para ella una parte esencial de su vocación, por eso con frecuencia oraba en estos términos: “Señor, recibe estos dolores y cansancio por tus sacerdotes, almas religiosas y en especial las que me habéis confiado”. “Esta porción de sacerdotes que Vos tanto queréis, hacedlos almas según vuestro divino Corazón. Señor, tomad mi pobre sufrir y padecer unido al vuestro, por ellos. Señor, no permitas que sean del montón”.
    Reflexión: La Sierva de Dios María Amada, nos invita con su ejemplo a orar y a ofrecer nuestra vida por la santificación de todos los bautizados en su vocación específica, pero de manera especial por los sacerdotes y los consagrados, ya que de ellos depende en gran medida el bien espiritual y la santidad de todo el Pueblo de Dios.

    La Sierva de Dios María Amada, es fundadora de: Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe. Nació el 7 de Septiembre de 1895. Murió en el 4 de febrero de 1967. La causa de su canonización se abrió el 12 de septiembre de 2003, en la Arquidiócesis de México.
    Oración
    Padre misericordioso, que elegiste a tu hija María Amada, para que abrasada en el amor de Jesucristo tu Hijo y, llena de celo por la extensión del Reino de amor de su Corazón, se preocupara toda su vida por los que sufren, en especial por los más pobres y desamparados; te pedimos que por su intercesión nos concedas la gracia que con fe solicitamos… (se hace la petición). Te agradecemos todos los dones que le has concedido y aquellos que por su medio quieras concedernos. Escucha piadoso nuestras súplicas y haznos conocer tu voluntad, por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén. Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

  • Amor a los pobres. Asamblea Eucarística, Febrero 2014. Editorial Progreso

    Febbraio 27, 2014

    La Madre María Amada, vivía el amor a los pobres en quienes reconocía al mismo Cristo; y se entregaba generosamente a ellos a través del servicio, para ayudarlos a mejorar sus condiciones de vida, de manera integral, como ella lo expresaba al orar: ¡Qué feliz sería si pudiera remediar las necesidades de mis hermanos pobres del mundo entero! y más aún, si remediara sus miserias espirituales y los ganara a todos para Ti”.
    No se quedaba en el sentimiento afectivo y en el deseo de ayudarles, sino que pasaba a la acción efectiva. Uno de tantos ejemplos, es la ardua labor evangelizadora y social que la llevó a cabo entre los otomíes del Valle del Mezquitán, en el Estado de Hidalgo. En una página de su diario deja entrever la entusiasta actividad que por ellos emprendió: “Me fui a Alfajayucan; mis hermanos me interesan sobre manera. Había que arreglar el asunto de sus alimentos. Algo se pudo arreglar; llegué hasta Huichapan; de regreso llegamos a Alfajayucan y pudimos dejar algo arreglado para las y los niños internos, el dispensario, etc., etc.” (DE, 21 de agosto de 1961).
    Para tu reflexión: ¿Estás convencido de que Cristo está presente en la persona del pobre? ¿Tu amor a los pobres es solamente afectivo o es también efectivo? ¿Qué haces actualmente en favor de los pobres?
    La Sierva de Dios María Amada, es fundadora de: Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe. Nació el 7 de Septiembre de 1895. Murió en el 4 de febrero de 1967. La causa de su canonización se abrió el 12 de septiembre de 2003, en la Arquidiócesis de México.

  • Alma Profunda de Paz- Buena Prensa

    Diciembre 05, 2012

    María Amada del Niño J
    Jesús Sánchez Muñoz
    “Alma de profunda paz”

    La paz interior es un estado de equilibrio y armonía personal, que no pocas veces echamos de menos en nuestra vida, porque los problemas, el trabajo, los compromisos, la situación socioeconómica que vivimos, el ritmo acelerado al que nos vemos forzados a marchar, nos ponen más bien en un estado de estrés y de violencia. Necesitamos aprender a recuperar y mantener la paz interior en medio de las realidades cotidianas y aún en las extraordinarias que parecen rebasar nuestras fuerzas. Sólo así podemos favorecer el sano bienestar personal y social.
    La Madre María Amada afirma con mucha frecuencia en sus escritos: “una paz profunda inunda mi alma”. Y no precisamente lo hacía cuando en todo le iba bien, sino aún en los momentos más difíciles de su vida; cuando sufría persecuciones, incomprensión, enfermedad y desolación espiritual. La experiencia de la Sierva de Dios, nos puede ayudar, si tratamos de vivir al menos los siguientes valores, entre otros muchos que fortalecieron en su alma la profunda paz:

    1.Confianza y abandono total en manos de Dios; segura de Su infinito amor.
    2.Docilidad a la voluntad de Dios; obedeciendo por amor lo que Él le pedía.
    3.Vida de gracia y unión con Dios, mediante la oración y los sacramentos.
    4.Actitud de sencillez y humildad, aceptando tanto sus cualidades como sus limitaciones.
    5.Servicio generoso al prójimo, especialmente a los más necesitados.
    6.Alegría, constancia y responsabilidad en el desempeño de sus deberes.
    7.Perdón sincero a quienes la ofendían y oración por sus enemigos.

    Reflexionemos también algunas de sus expresiones, nacidas de la vivencia de fe y unión con Dios:
    “Por ventura ¿no es más satisfactorio, dar que recibir? Este ha sido el secreto enseñado por mi Amado Maestro para vivir en paz y alegría”.
    “Mi paz sólo en Él, en su voluntad, en mi conciencia, en la paciencia está; esta paz ha sido tanto más profunda, cuanto más condenada soy”.
    Oración

    Padre misericordioso, que elegiste a tu hija María Amada, para que abrasada en el amor de Jesucristo, tu Hijo y, llena de celo por la extensión del Reino de Amor de su Corazón, se preocupara toda su vida por los que sufren, en especial por los más pobres y desamparados; te pedimos que por su intercesión, nos concedas la gracia que con fe solicitamos… (se hace la petición). Te agradecemos todos los dones que le has concedido y aquellos que por su medio quieras concedernos. Escucha piadoso nuestras súplicas y haznos conocer tu voluntad, por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén.

    Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

    Si alguna persona desea más información sobre la Madre María Amada, o si recibe algún favor por su intercesión, puede comunicarlo a: Hna. María Felícitas Valle Sánchez. Ceylán 279, Col. Ampliación Cosmopolita. C. P. 02920. Azcapotzalco, D. F. Tel 0155 5355 2463; 0155 5556 7183; E-mail: causamadremariaama@hotmail.com.

  • María Amada, mujer consagrada, auténtica y fiel

    introducción

    María Amada Sánchez Muñoz, nace en la ciudad de Guadalajara, Jal., el 7 de septiembre de 1895. Es la primogénita de cinco hijos, sus papás fueron: Catarino Sánchez y Matiana Muñoz. Fue bautizada en la Parroquia de Jesús, con el nombre de María Regina Sánchez Muñoz, el 12 de septiembre del mismo año; y confirmada en el Sagrario Metropolitano, el 12 de octubre de 1986. Estudió en Guadalajara y  por su deseo de ser religiosa entró a la Normal Católica para Señoritas. A los 17 años ingresó a la Orden del Verbo Encarnado y del Santísimo Sacramento, en Mascota, Jalisco. 

    En los tiempos difíciles de la persecución, el Señor le pide que funde un instituto consagrado a honrar su Corazón. Esto lo consulta con su director espiritual y después de orar y discernir da inicio en 1926 la nueva obra: Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe; pero es hasta 1930 cuando deja la Orden del Verbo para dedicarse a lo que el Corazón de Jesús le pedía, aunque con mucho esfuerzo y sufrimiento por las incomprensiones, tanto por parte de las hermanas de comunidad como del prelado en turno. 

    Dios, en su infinita misericordia, la conduce y le muestra los medios necesarios para que lleve adelante su obra. Tiempo después el Corazón de Jesús le pide que inicie la rama masculina, juntamente con el R. P. Teodosio Martínez Ramos. Con este fin, ella reúne un grupo de 12 jovencitos y el 3 de junio de 1938, tiene lugar la fundación de la obra de los Misioneros del Sagrado Corazón y de Santa María de Guadalupe. 

    Esta mujer fue durante toda su vida una persona entregada fielmente a la Voluntad de Dios, y solamente sostenida por Él, logró superar las dificultades que se le presentaron, cumpliendo en todo momento los designios del Señor, descubiertos en la oración y las mediaciones humanas; porque Dios la probó y la refinó como se refina la plata, hasta hacerla semejante a Él según su Corazón.

    He aquí algunos aspectos que sobresalieron en ella:

    1. Sincera y radical  entrega. 

    El título que dio Jesús a Natanael, al decir de él: “He aquí un verdadero israelita en quien no hay doblez” (Jn 1, 47), bien se puede aplicar a Sor María Amada Sánchez del Niño Jesús. Ya que al contemplar, leer y reflexionar sus escritos personales podemos ver esta disposición habitual en ella.  María Amada no era israelita, pero sí una mujer jalisciense de una sola pieza, de la que se puede afirmar con las palabras de la Sagrada Escritura que se refieren a Jesús: “No hallaron engaño en su boca” (Is 53, 9). 

    Desde su entrada a la vida religiosa manifestó estas cualidades en su entrega plena y sincera al plan de Dios; entrega que fue probada en el sufrimiento, al cual se abrazó por amor desde que escuchó -siendo novicia- estas palabras en una plática de San José María Robles: “Una víctima no se pertenece”. Y continúa escribiendo ella misma: “Ante tales palabras, todo mi ser se estremeció, y al punto con viva luz conocí que Su Majestad (Dios), me pediría, me impondría el sacrificio que tanto temía”.

    “El Corazón Sagrado de Jesús, al tomar por suyo el pobre corazón de su pequeña, le quería como el suyo, para darle en él morada. Él le quería puro, humilde, pequeñito, muy pequeñito, caritativo. Parece que con fuego en mi corazón se grabó: el jamás juzgar y condenar a nadie, a mis hermanas, según mi vil corazón, sino según el Corazón de mi Soberano Maestro, en ese pacífico tribunal de infinita bondad y misericordia debía juzgar”. 

    La determinación de su vida tomaba rumbo y, en una donación total, María Amada decide no negarle nada a Nuestro Señor, y ser fiel en las cosas pequeñas; vivenciando lo que dice la Sagrada Escritura: “Quien es fiel en lo poco, también lo será en lo mucho” (Mt 25, 21). Así continúa ofreciéndole sus pequeñas obras como granos de incienso que, convertidos en humo, suben y se funden en la hoguera de amor del Corazón de Jesús. 

    1. Centrada en el Corazón de Jesús.

    Para los que aman ninguna cosa pesa, duele o molesta; todo cuanto sufren lo hacen por amor del amado; y María Amada se había propuesto darse por entero a su Señor, sabiendo de antemano que igual que a él, a ella le esperaban oprobios y menosprecios; y fija su mirada en el autor y consumador de nuestra fe, soportó la cruz porque sabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría. Y como dice San Pablo: “Sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio. Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo” (Rm. 8, 28-29).

    Sor María Amada, en su afán de pertenecerle por completo al Señor y no saber cómo hacerlo, dice a Jesús: “Vine a amarte mi Jesús, pero no sé cómo”, ante este ofrecimiento, el mismo Jesús se coloca frente a ella como su maestro y compañero. Él será quien le endulce las penas y sin sabores; por eso aún en momentos de dolor es capaz de expresar, movida por un encendido amor a Jesús: “Este fuego me mantiene muchas veces como en una especie de cielo anticipado. Hay un momento en que -como sorprendida- extraño el dolor, aunque sin pedirlo, ni desearlo. Nada me preocupa, nada pido, nada necesito. Es algo como un cielo anticipado”. 

    Cuando alguien decide darse por completo al Señor, él se manifiesta de muchas maneras, aunque a veces pareciera que se esconde y no responde; sin embargo es cuando más cerca está de nosotros y quiere que le busquemos hasta encontrarlo. Cuando un alma se entrega por completo a Jesús, él graba su nombre dentro de su Divino Corazón y en adelante jamás se borrará y de ahí, él será su único gozo, alegría y felicidad, en una palabra: su plenitud. Él será el único en quien encuentre su centro, como lo expresa ella misma: 

    “El Corazón Amante de mi Jesús vino a mí,  y me dijo, «Eres mi esposa y vengo a darte la señal de que lo eres», y me puso un anillo”. “Sí, este tan pequeño y vil corazón mío, debía apegarse sólo a Dios, quien libre y desnudo le quería”. “Este amante Esposo mío, ha sido celosísimo de este pobre corazoncito, para evitar que me buscara a mí misma en los consuelos de las criaturas; Él me ha consolado y hecho feliz… Mi paz sólo en Él…  ¡Oh dichoso y feliz abandono en un Dios infinito!”

    1. En continua inmolación. 

    La Sierva de Dios María Amada, no amó las cosas extraordinarias como son los honores, reconocimientos, títulos nobiliarios que le hicieran aparecer ante los demás como la maestra de maestras o como la mejor hermana de la comunidad. No cifró su obediencia a la voluntad de Dios, en los arrobamientos espirituales para llamar la atención de la gente. Más bien, encontró la voluntad de Dios en los acontecimientos cotidianos, es decir: en las mediaciones humanas de la obediencia, en la vida comunitaria, en la oración, en el fiel cumplimiento de su deber, por muy insignificante que éste fuera. Y cuando la obediencia le implicaba el sufrimiento de verse privada de participar con la comunidad, experimenta la ayuda de Jesús: “El me endulzaba la pena que sentía, de verme dispensada de todos los ejercicios de comunidad, ni siquiera la Santa Misa, algunas ocasiones. Cuando era retiro llegué a envidiar a mis queridas hermanitas me decía: pronto serán ellas santas y más santas, mientras yo, metida siempre en este bullicio…  jamás lo seré”.

    Su amor por el Señor la llevó a amar sin distinción a todos, sin importar el trato que le proporcionaran. A pesar de las incomprensiones y maltratos que recibía por parte de sus hermanas, jamás tuvo para ellas desdén o faltas de caridad;  jamás se le escuchó un reclamo, queja o enojo, pues  ella misma decía: “Mi Divino Maestro, me hizo encontrar excelente medicina para todo, en la santa obediencia”. El que obedece no se equivoca porque busca en todo la voluntad de su Señor. El que así obra, nunca fallará.

    Sor María Amada sabía que cuando se falta a la obediencia, y esta falta se hace constante, la vida se convierte en un autoengaño; que si se desprecia la gracia de Dios, las almas se quedan en las ilusiones,  sirviéndose a sí mismas, dando paso al egoísmo refinado que solo causa al Corazón de Jesús más heridas que consuelos, más amargura que dulzura, más indiferencia que amor. Por eso la firme decisión de Sor María, se plasmó en su lema: “Quiero ser Voluntad de Dios”. Esta determinación fue para ella el camino de su continua inmolación a Dios, por amor. 

    1. Desde la pequeñez espiritual.

    Su deseo fue siempre inmolarse, negarse, vencerse, ser siempre la última, ser la más pequeña, con el fin de agradar a su Jesús, porque, como escribe, Jesús le dio a entender lo siguiente: “Siendo niña, por tu pequeñez y sencillez, imitarás esta mi vida y te dispondrás a enseñar el camino de la Infancia Espiritual a las almas que yo te confiaré”. Y en otra ocasión expresa: “Las pequeñas almas de verdad, están en cierto modo libres de las ilusiones y engaños del demonio; tanto en lo que se refiere a su camino en general, como en la práctica de la virtud. Sus malignas astucias y engaños se estrellan; o más bien, el demonio teme el absoluto abandono y sencillez infantil de estas almas”

    Con estas luces que recibió Sor María Amada sobre la pequeñez espiritual, se entiende por qué quiso ser  siempre pequeña, para vivir con Jesús como un niño, como él mismo dijo: “Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios” (Lc 18, 16). En este caso, ser pequeño o pequeña, implica reconocer que soy débil, que solo no puedo nada, que tengo un padre en quien confiar y que puedo entregarme a él cuando sienta miedo, tristeza, soledad, abandono, desprecios, malos tratos e indiferencias. Ser pequeño es fiarse de que esos amantes brazos siempre te sostendrán aunque regreses a ellos con las manos vacías, como el hijo pródigo.

    1. Religiosa entregada y fiel. 

    En la vida de Sor María Amada se cumple el pasaje de la Escritura que dice: “Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno ahora al presente, en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y vida eterna”  (Mt 19, 29). De sus labios sale la siguiente frase: “Prefiero un día en la Casa del Señor, que mil en las tiendas de los pecadores”  (Sal 84, 10).

    Sor María Amada tenía una divisa: “Trabajar por un mundo de amor”, viviendo a ejemplo de Cristo pobre, casto y obediente, quien hizo siempre la voluntad del Padre, hasta entregar su vida en la cruz por la salvación de todos los hombres; y que no vino a ser servido sino a servir y a dar su vida por los pecadores.  

    María Amada fue toda del Señor, ya que como religiosa vivió entregada a él mediante el fiel cumplimiento del deber. Los votos religiosos fueron para ella los medios para servir a Cristo de un modo más perfecto y alcanzar así la santidad, único fin de la vida religiosa. 

    Todo buen religioso busca ser pobre, conservar su castidad y obedecer a sus superiores para imitar mejor a Jesucristo. María Amada, por el voto de  pobreza, se desprendió de todo, aún de sus propios gustos, egoísmos y amor propio para encontrar en Dios como su única riqueza. Cultivó en su propia persona, la modestia, la sobriedad y desprendimiento hacia las cosas materiales para poseer un corazón libre para amar y buscar los bienes espirituales. 

    Como religiosa, se comprometió a no tener otro amor en su vida que no fuera el de Jesucristo; dando ejemplo a los hombres de que hay un amor más grande y más perfecto que nos espera -de modo pleno- después de esta vida, pero que también puede disfrutarse ya en ésta. 

    Otro elemento característico de la vida religiosa en la Iglesia, es la “vida de comunidad”, en la que no resulta sencillo responder al llamado de Dios, debido a la diferencia de cultura, educación, pensamiento, tipos de personalidad, etc., de quienes integran una comunidad. Sin embargo, el amor que albergaba María Amada en su corazón, la llevó a superar estas dificultades humanas y a corresponder al don gratuito recibido de Dios, amando incondicionalmente a sus hermanas con quienes compartió su vida. 

    María Amada estaba “chiflada”, como ella misma decía, de amor por Dios y seguramente sentiría arder su corazón en cada encuentro con él, como los discípulos de Emaús al ir escuchando al Maestro por el camino: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino?”(Lc 24, 32). Este ardor la mantuvo en una gozosa esperanza. 

    Nuestro corazón arderá cuando vivamos nuestra existencia desde la experiencia del amor gratuito de Dios hacia nosotros; cuando amemos a Cristo con todas nuestras capacidades, de tal modo que nos dejemos configurar por Él, a ejemplo de la Madre María Amada del Niño Jesús Sánchez Muñoz, para que podamos decir también  nosotros, que hemos reconocido a Jesús al partir el Pan en cada Eucaristía; y como ella seamos capaces de manifestar nuevas actitudes con los que nos rodean, con los pobres y con los que sufren y lloran por la injusticia. 

    Autora. Hna. Emma Hernández Olmedo, MSCGpe

    Fuente bibliográfica:Cuenta de Conciencia (escritos autobiográficos de la Sierva de Dios), en: Archivo María Amada Sánchez, Cajas 13 y 14.

  • El secreto de la Fortaleza de la Sierva de Dios Madre María Amada del Niño Jesús

    Autor: José Eduardo Câmara de Barros Carneiro, Brasil

    Al estudiar y leer acerca de la vida de la Madre María Amada del Niño Jesús quedamos impresionados con la fortaleza que la acompañó, desde de sus años en la Orden del Verbo Encarnado y del Santísimo Sacramento hasta la heroica fundación de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe. 

    A los sufrimientos exteriores – las enfermedades, incomprensiones y persecuciones- se juntaron los sufrimientos del alma: desde las noches oscuras hasta ser consumida en el fuego del Amor del Sagrado Corazón de Jesús, hasta vivir un verdadero martirio de amor. 

    En medio a la agonía de la nación mexicana, la Madre Amada fue víctima de amor del Corazón de Jesús, fue Madre fundadora, educadora, misionera. 

    Ella misma dirá: “Una vida de contradicción y cruz encierra la historia de mi vida y mi vocación entera…

    ¿Pero, cuál era su secreto? ¿Donde pudo sacar ella esta fortaleza? 

    María Amada dice: “El Señor lo hizo todo en mí, es su obra. La fortaleza la encontré en mi debilidad”. 

    La Sierva de Dios vivió y experimentó en su alma la verdad de las palabras del Apóstol Pablo: “Por eso me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las necesidades, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues, cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte” (II Cor. 12, 10).

    Como verdadera contemplativa del Corazón Amantísimo de Jesús, María Amada descubrió en Él, el secreto de la humildad. 

    Conocerse  AMADA, verse “débil criatura”: he ahí el secreto de su fortaleza. 

    Así podrá escribir: “Soy mi propia confusión y vergüenza. El Señor abre mis ojos alumbrando los íntimos senos de mi alma y… ¡Dios mío, qué vista! todo, imperfección, defectos, pecados, miserias, etc., etc…”.

    Y en esta visión de sí misma “pobre y débil criatura”  reconocerá que “aquel Dios que es todo Amor, miró a su débil criatura con misericordia infinita”. 

    En la escuela del Corazón Amantísimo de Jesús, aprendió la santa y verdadera humildad: amar a su NADA y su miseria. Descubrió en su propia debilidad su Fortaleza, y también la verdadera alegría: “Conocí que mi ejercicio debía ser, en adelante, amar con locura mi propia nada como mi más rico tesoro, gozándome en mis debilidades y miserias complacerme sólo en Él, en su puro amor, en su cruz (…)”.

    María Amada podrá llegar a decir: “Soy el imposible de la miseria y de la debilidad, por lo que creo que jamás existirá un alma más débil que la mía. Sólo Jesús sabe cuánto amo esta mi propia nada y miseria, es Él quién me ha enseñado a amarla y a estimarla como mi gran tesoro.

    ¡Qué impresionante secreto de vida! La lógica del Evangelio es inversa a la del mundo. En nuestra generación particularmente queremos parecer fuertes, ser los mejores, los más importantes; pero la Sierva de Dios aprendió bien esta gran enseñanza de su hermana espiritual, Santa Teresita del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia, que lo expresa de la siguiente manera: “considerémonos almas pequeñas a las que Dios tiene que sostener a cada instante. Cuando Él nos ve profundamente convencidas de nuestra nada, nos tiende la mano; pero si seguimos tratando de hacer algo grande, aunque sea so pretexto de celo, Jesús nos deja solas. «Cuando parece que voy a tropezar, tu misericordia, Señor, me sostiene» (Salmo 93). Sí, basta con humillarse, con soportar serenamente las propias imperfecciones. ¡He ahí la verdadera santidad! Cojámonos de la mano, hermanita querida, y corramos al último lugar… Nadie vendrá a disputárnoslo… La sola cosa que nadie envidia es el último lugar.

    Y así vivió la Madre María Amada y el Señor condujo su alma a las cumbres de la vida espiritual, fiel a la gracia y a la constante invitación del Espírito Santo, alcanzó a la unión con Dios. La Madre Amada, fue fuerte en su debilidad y grande en su pequeñez.

  • Artículos Difusión

    En el proceso de la causa se ha visto la necesidad de elaborar artículos diversos que den a conocer la espiritualidad de la Sierva de Dios maría Amada, ya que así nos lo han ido solicitando, para esto hemos tenido que diseñar y crear varios artículos procurando que en su mayoría sean de utilidad, calidad y llamativos para todos los que los adquieran.

    Tú también puedes ser un colaborador y difusor de la vida, obra y espiritualidad de la Sierva de Dios, adquiriendo algunos de estos artículos o bien promoviéndolos. Del mismo modos hay personas que se han interesado por colaborar más de cerca, si quieres ser uno de ellos ponte en contacto con nosotros a través de ésta página.

    Que el Corazón de Jesús siga llenado los corazones de cuantos entren en contacto con SD María Amada y la Obra que Él mismo le encomendó.

    https://es-es.facebook.com/RafaSalomonOficialhttps://es-es.facebook.com/MarianaGranilloOficial

  • Un Camino hacia el Amor

  • Desafíos al Corazón Joven

  • De nobles y grandes aspiraciones
  • Justification

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Donec enim diam vulputate ut pharetra sit amet aliquam id. Adipiscing at in tellus integer feugiat scelerisque varius morbi. Vestibulum lectus mauris ultrices eros in. Vel pretium lectus quam id leo in vitae. Vitae sapien pellentesque habitant morbi tristique senectus et. Semper risus in hendrerit gravida rutrum quisque non tellus orci. Bibendum neque egestas congue quisque egestas diam in arcu. Ultrices in iaculis nunc sed augue lacus viverra vitae. Mauris a diam maecenas sed.

    Enim eu turpis egestas pretium aenean pharetra. Duis at consectetur lorem donec massa sapien. Aliquam eleifend mi in nulla posuere. Eu tincidunt tortor aliquam nulla facilisi cras. In eu mi bibendum neque egestas. Consectetur lorem donec massa sapien faucibus et. Ut tortor pretium viverra suspendisse potenti nullam ac tortor. Et odio pellentesque diam volutpat. Lobortis feugiat vivamus at augue. Tellus at urna condimentum mattis. Neque viverra justo nec ultrices dui sapien eget mi proin. Bibendum est ultricies integer quis auctor elit sed. Congue eu consequat ac felis donec. Amet nisl suscipit adipiscing bibendum est ultricies integer quis. Suspendisse faucibus interdum posuere lorem.

  • Phrase for Apr. 19
  • Apostolados

    Nuestra misión congregacional dentro de la Iglesia es extender el Reinado del Corazón de Jesús en nosotras y en las demás personas por todos los medios posibles, según las Constituciones.

    Misión educativa
Nuestra Congregación, que desde sus orígenes asumió como una urgencia la educación cristiana de los niños pobres, tiene como apostolado primordial la educación de las nuevas generaciones. Al realizar esta misión, las hermanas aceptamos el desafío de introducirnos en el horizonte educativo y ser en la comunidad escolar testimonio radical de los bienes del Reino.

    Por lo tanto, hemos de ejercer este apostolado, adaptándolo a las necesidades de tiempos y lugares, de acuerdo con nuestro Modelo Educativo y tomando en cuenta los lineamientos de la Conferencia Episcopal y del Ordinario del Lugar.

    Conscientes de la responsabilidad que lleva consigo la noble misión de educar, haremos de nuestros colegios verdaderos centros de formación espiritual, moral e intelectual.

    Casas hogar

    Dejen a los niños y no les impidan que vengan a mí”. (Mt.19,14). Los internados siguen siendo una apremiante necesidad, dada la realidad de desintegración familiar que existe en la sociedad actual. El fin de este apostolado es formar integralmente a las niñas y niños que confían a nuestro cuidado y colaborar en la tarea educativa del hogar preparándolos para la vida, a fin de que en el futuro se integren responsablemente a la sociedad como auténticos cristianos.

    Tomando en cuenta los valores de nuestro carisma y con la caridad que brota del Corazón de Cristo, acogeremos a los niños y niñas que Él nos envíe para hacerles el mayor bien posible, conforme a los deseos y orientaciones de Nuestra Madre Fundadora.. En nuestras Casas Hogar sólo se recibirán internos que vengan voluntariamente y por necesidad; nunca forzados o por castigo.

    Colaboración en el ministerio sacerdotal

    De acuerdo a nuestro carisma fundacional, la atención al ministerio sacerdotal es un apostolado que nos permite trabajar en la extensión del reinado de Cristo en el mismo corazón sacerdotal, para colaborar conjuntamente en la gloria de Dios, sobre todo con la oración, el testimonio y la entrega. “Estoy misionando y trabajando en la edificación de la Santa Iglesia, contribuyendo con un pequeñísimo grano de arena en que estos sacerdotes sean santos y grandes santos”. “Con nuestro trabajo y sacrificio, cooperamos a la formación de los futuros sacerdotes que trabajarán en la salvación de las almas”

    Nuestra actitud en esta misión debe ser de un servicio humilde, oculto, con espíritu de fe y amor; imitando a la Santísima Virgen María en su trabajo responsable y en la caridad, de tal manera que contribuyamos a la obra de salvación que Jesús sigue realizando en unión con el Padre.

    Este apostolado lo podremos realizar en base a la parroquia: en oficinas, catequesis, liturgia u otros campos de la pastoral parroquial; así como en comunidades de sacerdotes, seminarios y casas de ejercicios.

    Misión “ad gentes”

    Una de nuestras tareas primordiales es el anuncio de Cristo a todas

    las gentes para que el Evangelio llegue a todos los hombres, de tal manera que sea una realidad el reinado del Corazón de Jesús en el mundo entero, conforme al gran anhelo de nuestra Madre Fundadora: “La tierra entera me parece corto campo de conquista, para mi desmedida ambición de glorificar, hacer conocer y amar a este Único Amor”.

    En base a esta dimensión carismática misionera y a ejemplo de Santa María de Guadalupe, nuestra Congregación puede colaborar en la misión “ad gentes” de la Iglesia en cualquier parte del mundo que le sea solicitada por la competente autoridad eclesiástica.

    Comunidades indígenas

    Los indígenas ocupan un lugar preferencial como destinatarios de nuestra misión apostólica, ya que nuestra Madre Fundadora entendió en la fe, que la Santísima Virgen de Guadalupe se los encomendó con una “insinuante súplica y encargo” diciéndole: “Hija mía te encargo a mis indios, trabaja por ellos; ¡los amo tanto! Nadie piensa en ellos; los ven con tanto desprecio y tanta indiferencia”. La Madre María Amada asumió con empeño y generosidad este encargo, emprendiendo a favor de los indígenas varias obras para responder a sus necesidades, tanto en el orden material como espiritual.

    Nuestra Congregación hace suyos los anhelos de nuestra Madre Fundadora y en ellos descubre la voluntad del Corazón de Jesús. Por eso tiene gran interés en conservar e impulsar las comunidades insertas en zonas indígenas, abrir otras donde la necesidad sea más apremiante y velar para que en ellas cumplamos con el cometido de trabajar por hacer el mayor bien posible a estos hermanos nuestros.

    Realizaremos nuestra misión apostólica en comunidades indígenas

    movidas por un gran celo apostólico, a ejemplo de Santa María de Guadalupe, que acogió, respetó y enalteció a San Juan Diego en su propia cultura y lo llevó al conocimiento del verdadero Dios por quien se vive.

    Solidaridad misionera

    Todas las comunidades, con espíritu eclesial, seremos corresponsables con la obra misionera de la Iglesia; y de modo particular con nuestras hermanas que trabajan en comunidades asimiladas y en misiones Ad gentes, siendo sensibles a sus necesidades. Así secundaremos los deseos de nuestra Madre Fundadora y seguiremos su ejemplo.

    Pastoral diocesana y parroquial

    Por nuestro carisma misionero, las hermanas cooperamos con la Iglesia en la pastoral diocesana y parroquial en la formación de cristianos auténticos que, con su conversión personal y buenas obras, glorifiquen al Padre y lleguen a ser apóstoles del Reinado del Corazón de Jesús, contribuyendo así a la transformación de la sociedad por la vivencia de los valores humanos y espirituales.

    En este apostolado nos integraremos a los planes pastorales en sus distintos niveles, de modo que se mantenga una estrecha comunión con los pastores de la Iglesia. Realizaremos nuestro servicio evangelizador atendiendo con especial solicitud sobre todo a los pobres, sencillos y alejados.

    Asilos de ancianos

    “Al atardecer llevaron ante Jesús enfermos de todo tipo; y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba” (Lc .4,40). Las personas consagradas prolongan el misterio de la

    misericordia de Cristo que pasó haciendo el bien a todos y curando a los enfermos que le presentaban. (cf Hch.10,38)

    “La palabra de Dios nos interpela de muchas maneras a respetar y valorar a nuestros mayores y ancianos; incluso nos invita a aprender de ellos con gratitud y a acompañarlos en su soledad y fragilidad.” (Aparecida, 448). Así mismo, la Iglesia, comprometida con los que más sufren, nos exhorta a “procurar la atención humana e integral de todas las personas mayores, también ayudándoles a vivir el seguimiento de Cristo en su actual condición, e incorporándolos lo más posible a la misión evangelizadora”.

    Animadas por la invitación del Señor, realizamos esta misión con el adulto mayor tratando de encarnar en nosotras el amor del Corazón de Jesús hacia ellos; ayudándolos a valorar la etapa de la ancianidad, a avivar la llama de la fe, y a vivir el seguimiento de Cristo en su actual condición, para que participen en su Misterio Pascual y vivan en gracia y amistad con Dios en el ocaso de su existencia. De este modo deseamos contribuir a que el Corazón de Jesús Reine en todos estos miembros doloridos de su Cuerpo Místico.

  • Congregación

    Nuestra Congregación, por un designio especial de Dios, fue fundada por la Madre María Amada del Niño Jesús (María Regina Sánchez Muñoz), religiosa de la Orden del Verbo Encarnado y del Santísimo Sacramento, en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco, México, en el año de 1926, durante la persecución religiosa que vivió la Nación Mexicana.
    Nuestro Instituto de Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe (cuyas siglas son: MSCGpe.), por la gracia de Dios y de la Santa Sede, es en la Iglesia una Congregación Religiosa de Derecho Pontificio, que tiene por fin general procurar la gloria de Dios y la santificación de cada uno de sus miembros, en la comunión íntima con la Santísima Trinidad y mediante la práctica de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, vividos en comunidad; con un amor intenso y cada vez más ardiente al Corazón de Jesús, que alimente su celo apostólico por la extensión de su Reinado de amor en todo el mundo a ejemplo de Santa María de Guadalupe.
    2.Aprobaciones eclesiásticas
    a) Pía Unión: Otorgada a nuestro Instituto por Decreto del 12 de marzo de 1941, por el Sr. Arzobispo de México D. Luis María Martínez.
    b) Diocesana: Concedida por Rescripto del 25 de junio de 1947, bajo el pontificado de Su Santidad Pío XII. El Arzobispo Primado de México, D. Luis María Martínez hizo la erección canónica con Decreto del 5 de septiembre de 1947.
    c) Pontificia: Nos fue dada con el “Decreto de Alabanza” por Su Santidad Pablo VI el día 29 de julio de 1964.

  • 2015 – 15 mar. Presentación Desafíos al corazón joven
  • 47 aniv. sd Maria Amada
  • WordPress Resources at SiteGround
    WordPress is an award-winning web software, used by millions of webmasters worldwide for building their website or blog. SiteGround is proud to host this particular WordPress installation and provide users with multiple resources to facilitate the management of their WP websites:

    Expert WordPress Hosting

    SiteGround provides superior WordPress hosting focused on speed, security and customer service. We take care of WordPress sites security with unique server-level customizations, WP auto-updates, and daily backups. We make them faster by regularly upgrading our hardware, offering free CDN with Railgun and developing our SuperCacher that speeds sites up to 100 times! And last but not least, we provide real WordPress help 24/7! Learn more about SiteGround WordPress hosting

    WordPress tutorial and knowledgebase articles

    WordPress is considered an easy to work with software. Yet, if you are a beginner you might need some help, or you might be looking for tweaks that do not come naturally even to more advanced users. SiteGround WordPress tutorial includes installation and theme change instructions, management of WordPress plugins, manual upgrade and backup creation, and more. If you are looking for a more rare setup or modification, you may visit SiteGround Knowledgebase.

    Free WordPress themes

    SiteGround experts not only develop various solutions for WordPress sites, but also create unique designs that you could download for free. SiteGround WordPress themes are easy to customize for the particular use of the webmaster.
  • Febrero 25, 2014

    Sólo la eternidad será suficiente, para agradecer al Señor tanta misericordia y bondad.