Frase de la Sierva de Dios

Objetivo

Nuestro objetivo: Los Misioneros Laicos del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe, tenemos como objetivo, colaborar en la obra redentora de Cristo, con la misión especial de hacerlo reinar primero en nuestro corazón y trabajar por la extensión de su reinado de amor en los diferentes ambientes donde nos encontramos, contribuyendo en la transformación de la sociedad, dando a nuestras vidas un rumbo totalmente misionero. ¿Cómo vivimos? Desde nuestra condición de laicos seglares, vivimos nuestra vocación conviviendo con nuestra familia, siendo ejemplo de vida con acciones concretas en el mundo del trabajo, de las relaciones sociales y en el lugar donde nos encontremos. Siempre con la conciencia de invitados y llamados por Jesús para cooperar con El en la acción Misionera de la Iglesia para hacer presente su Reinado de amor aquí en la tierra que tendrá su plenitud en el cielo, sirviendo preferencialmente a los más pobres y desvalidos material y espiritualmente. Fortaleciendo nuestra vida de fe creando un clima de reflexión, oración y comunión fraterna. Nuestra Misión en la Iglesia Toda la actividad apostólica que realizamos, la ponemos al servicio de la misión de la Iglesia en unión y colaboración con la Hermanas MSCGpe aportando desde nuestra condición de laicos la riqueza de dones y carismas, aunando esfuerzos para hacer presente el Reinado del Corazón de Jesús. Dónde Realizamos la Misión • Participando con los párrocos en catequesis para niños, jóvenes, retiros, platicas prematrimoniales etc. • Anunciando el Evangelio en lugares de misión. • Participando en Misiones en Semana Santa. • Participando en la catequesis, retiros y pláticas en colegios y apoyo en escuelas oficiales cuando lo solicitan. • Promoviendo vocaciones a los diferentes estados de vida. • Prestando nuestro servicio en asilos de ancianos.

Oración para su Canonización

Padre Celestial, que te complaces en adornar a tus santos y elegidos con las virtudes de tu Divino Hijo y quisiste abrasar en el fuego de Amor de su Corazón y en el celo ardiente por extender su Reinado a tu hija María Amada y lo manifestaste en su amor hacia los pobres y desamparados; te pedimos la gracia de imitar su ejemplo y para mayor gloria tuya y bien de la Iglesia sea elevada al honor de los altares. Te lo pedimos por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén.

Oración para su Intercesión

Padre misericordioso, que elegiste a tu hija María Amada, para que abrasada en el amor de Jesucristo, tu Hijo y, llena de celo por la extensión del Reino de amor de su Corazón, se preocupara toda su vida por los que sufren, en especial por los más pobres y desamparados; te pedimos que por su intercesión, nos concedas la gracia que con fe solicitamos… (se hace la petición). Te agradecemos todos los dones que le has concedido y aquellos que por su medio quieras concedernos. Escucha piadoso nuestras súplicas y haznos conocer tu voluntad, por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén. ¡Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío!