Frase de la Sierva de Dios

Historia

Alrededor del año 1936, después de que el Padre Teodosio había hablado con su Obispo Don Gerardo Anaya y Díez de Bonilla, quien le ayudó a disipar sus dudas sobre si fuera deseo divino el inicio de una nueva Congregación, se decide reclutar algunos muchachitos, con la ayuda de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe, y los trae a México, los cuales estudian en las escuelas apostólicas que atienden las mismas religiosas. Era una docena de muchachitos a quienes en un principio la Sierva de Dios, Madre María Amada atendía espiritualmente en vías a la fundación de la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón, el padre Teodosio, los visitaba también, hasta que entregó todos los pendientes que tenía como Vicaria Parroquia, luego, ¡por fin!, el 3 de junio de 1938 se establecen en la primera casa de la Congregación, ubicada en Morelos 16, Azcapozalco, D.F.
El Sr. Obispo celebró la Solemne Eucaristía y bendijo la casa donde viven y se inician a formar aquellos 12 niños con quienes da inicio lo que será una legión de Misioneros que propaguen el culto, la devoción y espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús y el amor, compasión, auxilio y defensa maternal de Santa María de Guadalupe.
Poco después fue invitado a atender una capilla en la Col. Cosmopolita D.F. donde el Sr. Fortunato Carraro le regalo una gran extensión de terreno y de inmediato inició la construcción de lo que fue el primer seminario MSC, la Casa Madre de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de GUadalupe y también construyo la Iglesia Parroquial de la Sagrada Familia, juntamente con Catarrino Sánchez, hermano de la Sierva de Dios.
En el año de 1945 envía a cuatro seminaristas a estudiar la Teología en el seminario de Montezuma, USA, quienes reciben el sagrado sacramento del Orden Sacerdotal en la Insigne y Nacional Capilla de Guadalupe, en el año de 1949, quienes de inmediato son enviados a trabajar en las misiones chiapanecas. Mientras tanto, el padre Teodosio, se dedica a tramitar la Aprobación Diocesana, buscando cartas comendaticias con los obispos que ya conocen esta nueva Obra, y, por designios amorosos de Dios nuestro Señor, llega la respuesta positiva el 12 de septiembre de 1951, y en ese mismo año, el 25 de diciembre, en la catedral de San Cristóbal emiten sus primeros votos, ante el Obispo de esa Diócesis Don Lucio de la Concepción Torreblanca y así comienza oficialmente lo que el Corazón de Jesús desea: “La extensión de su Reino de Amor, entre los Indígenas, Campesinos y Obreros, los pobres entre los pobres, preferidos de su Corazón”. La obra va creciendo en calidad y cantidad, siendo aceptado por todos que es una obra querida por el Corazón de Jesús y ya sancionada por la autoridad eclesial, aunque aún con Derecho Diocesano; pero los designios amorosos de Dios, que nunca ha desamparado esta obra, y contando con gran cantidad de cartas Comendaticias de los Obispos que los han visto vivir y trabajar, en el Distrito federal, en el Estado de México, en Morelos, Chiapas, Jalisco, Perú y Estados Unidos, además de reunir las condiciones requeridas, como cantidad de miembros que la conforman, y documentos indispensables como Constituciones, Directorio, Ratio Institutionis y otros de derecho propio, los llevó a obtener la Aprobación Pontificia el 19 de septiembre del año del Señor 2002 con el Nombre oficial de MISIONEROS DEL SAGRADO CORAZON Y DE SANTA MARIA DE GUADALUPE, cuyas siglas, también oficiales son MSC El R. P. Fundador Teodosio Martínez Ramos, MSC. no pudo ver la Aprobación Pontificia, pues el señor lo llamó a su gloria el 25 de agosto del 1978, donde estamos vela e intercede por la obra del Corazón de Jesús.
http://www.mscymgpe.org/

Oración para su Canonización

Padre Celestial, que te complaces en adornar a tus santos y elegidos con las virtudes de tu Divino Hijo y quisiste abrasar en el fuego de Amor de su Corazón y en el celo ardiente por extender su Reinado a tu hija María Amada y lo manifestaste en su amor hacia los pobres y desamparados; te pedimos la gracia de imitar su ejemplo y para mayor gloria tuya y bien de la Iglesia sea elevada al honor de los altares. Te lo pedimos por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén.

Oración para su Intercesión

Padre misericordioso, que elegiste a tu hija María Amada, para que abrasada en el amor de Jesucristo, tu Hijo y, llena de celo por la extensión del Reino de amor de su Corazón, se preocupara toda su vida por los que sufren, en especial por los más pobres y desamparados; te pedimos que por su intercesión, nos concedas la gracia que con fe solicitamos… (se hace la petición). Te agradecemos todos los dones que le has concedido y aquellos que por su medio quieras concedernos. Escucha piadoso nuestras súplicas y haznos conocer tu voluntad, por Santa María de Guadalupe y los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén. ¡Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío!